Raices del mundo

Contrastes, encrucijada de civilizaciones, desde tiempos ancestrales los pueblos que conforman la tierra han conjugado tradiciones y culturas para desarrollar una gastronomía y arte culinario tan rico y variado como es el de nuestro Mundo.

La cocina tradicional de cada pueblo se ha ido enriqueciendo a lo largo de los años gracias al intercambio cultural, a los viajeros y colonos que iban y venían trayendo y combinando aromas y sabores de aquí y allá, eso sí, siempre utilizando los nuevos productos al mismo tiempo que conservando las raíces culinarias de cada lugar.

Los ejemplos son muchísimos, valga como referencia la figura de Marco Polo descubriendo las especias de oriente y los intercambios entre el viejo continente y el nuevo mundo: patatas y tomates descubiertas por Europa y la cocina criolla de América que mezcla los productos del cerdo español con sus secretos indígenas.

Y no sólo eso, sino que productos originarios de un área geográfica se importan y cultivan en otros lugares cambiando sus propiedades consiguiendo de esta forma mayor riqueza aún de variedades y sabores. Un ejemplo son los pimientos, originarios de América y mucho menos fuertes de sabor cultivados en Europa. Otro los espárragos originarios del próximo Oriente y Asia Central pero que se cultivan hoy en día en todos los países que disfrutan de un clima moderado y cálido, la mayoría de los países europeos, aunque las temporadas de las cosechas varían siendo más largas en países como Francia, España o Italia gracias a sus climas más cálidos respecto a los de Alemania, Bélgica o los Países Bajos. Además de los blancos o verdes, existe una variedad de color rosa o púrpura, cultivados en Francia y California.



Raíces del Mundo - Espacio Multicultural  |  C/ Galileo, 56 · 28015 Madrid  |  Tel. 91 591 62 78  |  info@raicesdelmundo.com