Raices del mundo

Oceanía

Oceanía forma un continente atípico por la manera en la que está distribuido, ya que se puede decir que está constituido por Australia, con una extensión similar a Europa, e innumerables archipiélagos en el Océano Pacífico. Esta característica distribución del espacio, los desiertos, los miles de kilómetros de playas y la rica vegetación dan las pautas de desarrollo de la artesanía.

La población también marca la forma de entender el arte y se pueden distinguir importantes influencias, como es la que ejercieron los inmigrantes europeos sobre la de los aborígenes. En líneas generales la artesanía aborigen tiene un sentido religioso o mágico, lo que se aprecia en la pintura y la escultura. Sin embargo no es lo único ya que son muy apreciados los adornos, grabados y útiles de materiales naturales que se realizan en todo el territorio.

La pintura de raíces abstractas y simbólicas sobre tela son todas diferentes y quieren plasmar lo que ellos llaman El tiempo de los sueños, que es la época en la que se creó su tierra, esto se encuentra principalmente en Australia, aunque también en otras pequeñas comunidades aborígenes. Los colores y las formas del dibujo son lo que dan significado a las pinturas de escenas mágicas. En la zona de la Polinesia son destacadas las pinturas en madera de eucaliptos que siguen representando motivos arcaicos como la lucha del hombre con los animales salvajes.

Decorar las zonas de encuentro es imprescindible y es en Nueva Zelanda donde el arte tradicional maorí de la talla se emplea para darle calidez a los lugares de reunión. La máxima expresión de este afán decorativo está en las casas de encuentro maoríes, cuyas fachadas aparecen completamente labradas con una representación humana con cabeza de feto o con lagartos, lo que según su tradición sirve para ahuyentar el mal.

Melanesia y Micronesia con su gran número de islas basa en la escultura su principal actividad artesanal. Así, en Nueva Irlanda se pueden encontrar máscaras con decoraciones de serpientes, en representación de la tierra, aves que representan el cielo o peces que se refieren al agua. El arte funerario y de culto a los dioses tiene una clara influencia en los indígenas del Sepik, en Papua Nueva Guinea que elaboran estatuas de madera que representan a los difuntos y tienen un espacio que es ocupado por el cráneo del difunto.

La cultura de Oceanía posee también una forma artística de claros fines utilitarios, aunque sin dejar de mostrar una estética muy cuidada y que encuentra sus orígenes en tiempos remotos y que todavía hoy se encuentra para disfrute de los turistas, como es el caso de los boomerangs o el digerido, que es un instrumento consistente en un tronco de madera hueco. La utilización de elementos naturales es absoluto en la artesanía aborigen que pasa por el aprovechamiento de árboles como la palmera, de la que se trabaja el tronco, las ramas y el fruto, principalmente para cestería, aunque también para hacer sandalias trenzadas.

Otros ejemplos de artesanía popular los podemos encontrar en Fiji, donde se valoran de manera particular los palos de guerra, el jabón de coco o las piezas de alfarería. En Micronesia la construcción de de canoas y la elaboración de tejidos son una gran fuente de ingresos. Nueva Zelanda, como uno de los mayores productores de lana produce jerséis, mantas o alfombras. Entre lo más característico de Australia están los ópalos y otra piedras preciosas que se venden sueltas como amuletos o como una joya.

Por desgracia los aborígenes dedicados a tejer, tallar o pintar son cada vez menos, ya que la industrialización puede dar mejor cobertura a las necesidades del mercado. No obstante, en las zonas más remotas y menos accesibles de las islas continúan con su ritmo de vida y si bien su trabajo no sirve para abastecer al turismo que lo reclama, sí es útil para surtirse ellos mismos de lo que necesitan por lo que siguen tejiendo, recolectando, tallando y decorando sus casas y sus aldeas de la forma tradicional.





Raíces del Mundo - Espacio Multicultural  |  C/ Galileo, 56 · 28015 Madrid  |  Tel. 91 591 62 78  |  info@raicesdelmundo.com