Raices del mundo

Asia

Con más de 44 millones de km cuadrados Asia es el continente más extenso del mundo, fronterizo con Europa por un lado y con mares en el resto muestra una geografía salpicada de grandes accidentes geográficos. A esta parte de la tierra, cuna de civilizaciones, pertenecen cinco de los países más poblados de la tierra. La rica cultura asiática gusta de cuidar el detalle y el acabado de todo lo que produce. La artesanía, como parte de la creación artística, puede dar la sensación, tanto por los materiales como por la decoración, de ser delicada y decorativa.

Las alfombras persas son notablemente conocidas en todo el mundo. En Irán todos sus habitantes disponen de este elemento, se apreciará la diferencia económica de sus dueños en el tipo de alfombra, ya que el anudado de la lana utilizada será distinta. A lo largo de los siglos se ha respetado la tradición por lo que la forma de teñir la lana y el tipo de dibujos no ha sufrido grandes cambios. Se utilizan para orar, sentarse o para decorar y puesto que el Islam no permitía dibujar figuras humanas los más característico son los motivos geométricos.

Al hablar de la artesanía textil podemos resaltar las telas y brocados de la India, la población orgullosa de su forma de vestir destaca por el cuidado de la confección de sus ropas desde el hilado de la tela hasta el remate final. Las mujeres lucen prendas que han alcanzado una gran popularidad, el sari consiste en tela de aproximadamente 6 metros de largo por 1,5 metros de ancho que se coloca alrededor del cuerpo dependiendo del gusto de la persona que lo lleva que lo realza combinándo colores lo más llamativos posibles. Es imprescindible hacer mención a las sedas de Kachipuram, el algodón de Rajastán, la lana de Cachemira, los piezas de Pashmina o el shahtush.

China comienza el proceso artesanal desde la elección misma de los materiales que utiliza, busca que sean agradables al tacto, a la vista, que sean maleables pero resistentes y que proporcionen buenas sensaciones a los sentidos. El marfil es apreciado en sí mismo por su color y su dureza y se talla teniendo en cuenta que se debe resaltar el veteado de la materia en bruto. Es frecuente encontrar miniaturas en marfil de flores, aves o estilizadas figuras humanas, temas recurrentes en la artesanía china. El jade, símbolo de pureza y perfección, es trabajado con sumo mimo respetando las infiltraciones que pueda tener de otros materiales.

De especial interés, o por la curiosidad que puedan suscitar, son la pintura y la escritura china. Ambas modalidades artesanales pueden culminar en exaltación artística. Las pinturas van desde el realismo hasta el mundo onírico y en ocasiones se entremezclan para expresar la incertidumbre de lo que parece auténtico o viceversa. En ocasiones las pinturas han servido para plasmar fragmentos de escritos o leyendas tradicionales también se ha utilizado la caligrafía para embellecer los dibujos y en ocasiones los propios trazos caligráficos son una obra en sí mismos.

La transformación de bellas y caras materias primas en obras dignas de admiración es todo un arte, pero el trabajo sobre materiales más modestos para convertirlos en bellas piezas es toda una proeza. Es lo que ocurre en Japón, ya que simples piezas de bambú son moldeadas milimétricamente para obtener todo tipo de objetos. Recipientes de cestería, lámparas e incluso palillos para comer son elaborados con bambú por maestros artesanos folklóricos. Si en España se fabrican abanicos lo mismo sucede en el país del son naciente donde dos hay de dos tipos, uno redondo y plano y otro plegable. También de imposible olvido son los farolillos de papel y las sombrillas. El kimono tradicional japonés es en la actualidad un valorado souvenir para los turistas, aunque a medio camino entre la artesanía y la industria, es un traje con varias capas de tela que alcanzan más valor cuanto más elaborado es.









Raíces del Mundo - Espacio Multicultural  |  C/ Galileo, 56 · 28015 Madrid  |  Tel. 91 591 62 78  |  info@raicesdelmundo.com